Skip to content
Andadores para ancianos

Andador para ancianos y personas mayores

Gran parte de nuestra población está compuesta por ancianos y personas mayores.

A pesar de que ellos puedan encontrarse en plenitud de sus facultades mentales; muchas veces tienen dificultades de movilidad.

¿Qué hacer entonces?

Un andador para ancianos es la solución perfecta en estos casos. 

Hoy te invitamos a que descubras los andadores para ancianos, en qué consisten, cuáles son sus tipos, propósitos y mucho más.

Que es un andador para ancianos

Un andador es un artículo ortopédico, que se encarga de ayudar a los ancianos a conseguir un mejor desplazamiento.

Los andadores están concebidos, fundamentalmente, para las personas mayores o discapacitadas. Son idóneos para darles apoyo y seguridad al caminar.

¿Y qué pasa con las muletas?
Las muletas son un medio bastante efectivo. Sin embargo, suele pasar que la persona está demasiado entrada en años o muy débil. Por lo tanto, se le hace imposible sostener todo el peso de su cuerpo sobre ellas.

¡En estos casos; la mejor opción es un andador ortopédico para ancianos!

Tipos de andadores para personas mayores

No todos los ancianos se encuentran en la misma condición y según la condición de salud, así son sus habilidades; por ello existe una amplia gama de andadores para ancianos que van desde modelos simples, estáticos, hasta otros con ruedas y asientos. 

Conoce los tipos de andadores para personas mayores que se encuentran en el mercado y asegúrate de identificar cuál es el más efectivo para tu uso.

Andadores fijos o sin ruedas para ancianos

Son una buena alternativa para el uso domiciliario. Ya que, quizás, no sean tan cómodos como los otros, pero fundamenta la independencia del adulto.

¿Qué significa esto?
La casa es el espacio ideal para que la persona mayor camine apoyado en un andador sin ruedas. De esta forma, fortalece sus piernas y brazos, se mantiene activo y no corre tanto riesgo de sufrir accidentes cuando salga a la calle.

Características de los andadores fijos o sin ruedas

  • Normalmente se le puede regular la altura, de modo que se adapte al tamaño de quien lo use. 
  • Son bastante estables y robustos, por lo que son más seguros que los móviles.
  • Sus dimensiones no difieren mucho de un andador con ruedas, teniendo en su mayoría, entre 55 cm a 75 cm de ancho. 
  • Son plegables; lo que te posibilita transportarlos con facilidad. Además de que pueden ser guardados en cualquier sitio
  • Llegan a ser un poco pesados al no presentar ruedas.

Es por ello, que exigen un esfuerzo más considerable del anciano. Otra razón por la cual, no deben ser usados en recorridos muy grandes.

  • Soportan más de 100 Kg de peso, aunque los hay especiales para gente con sobrepeso extremo.
  • El área de apoyo de las manos, está cubierta por una almohadilla para hacer más cómodo el agarre.
  • Llevan tacos en los extremos de las patas para afirmarse en el suelo; evitando así cualquier desliz.

Andadores con ruedas para personas mayores 

Los andadores con ruedas, a diferencia de los fijos, son los más recomendados si el anciano disfruta saliendo al exterior.

¿A qué se debe esto?

Las ruedas se encargan de reducir considerablemente el esfuerzo que debe poner de su parte la persona mayor.

Sobre todo, tienden a ser bastante útiles a la hora de andar sobre cualquier clase de terreno, sea regular o no, teniendo muy bien agarre y dando sensación de seguridad.

Importante
¡No existe una sola modalidad dentro de este tipo de andadores para ancianos! Es por ello que van, desde los más simples, que son aquellos con un solo par de ruedas, hasta los que incorporan cuatro.

Andadores con dos ruedas

Los andadores para ancianos con dos ruedas tienen una diferencia obvia respecto a los andadores fijos; presentan dos ruedas delanteras y, en la parte de atrás, dos patas fijas.

  • Son útiles para lugares ligeramente desnivelados y discontinuos. Pero no te aconsejamos que lo utilices en exteriores.
  • Algunos son plegables, pudiendo guardarse en sitios pequeños donde no ocupen mucho espacio.

Los andadores de dos ruedas son recomendados para personas con una dificultad para caminar bastante notoria.

Por esta razón, precisamente, incorporan los tacos en las patas traseras. Así, aunque las ruedas anteriores permitan cierto desplazamiento, los tacos regulan que este no sea excesivo, evitando todo tipo de accidentes.

¿Cómo son las ruedas?

  • Están dispuestas en el lugar justo, para proporcionarle al andador seguridad y equilibrio.
  • Se caracterizan por ser muy ligeras, haciendo más fácil el desplazamiento.
  • Sirven de guía.

Esto es gracias a su ubicación en la parte anterior. De modo que no es necesario levantar el andador; lo único que deben hacer las patas traseras es seguir la trayectoria indicada.

  • Suelen ser macizas, duras y carentes de giro.
¿Qué ventaja tiene esto?
La ausencia de dicho giro evita que el andador viaje en todas las direcciones. De esta forma, el anciano puede tener el control absoluto de su andador.

Andadores con tres ruedas

Este modelo es poco frecuente. Se convierte en un punto medio entre los andadores de dos patas y los de cuatro patas.

Al conservar una pata sin rueda, mantiene la seguridad que proporciona el taco; fijándose al suelo.

Por otro lado, sus tres ruedas le hacen ligero y veloz, lo suficiente para adaptarse a espacios grandes y pequeños. Ya sea que lo utilices en casa o fuera de ella.

  • Es un artículo práctico y manejable.
  • Dispone de un diseño compacto y muy original.
  • Comparado con el de dos ruedas, ofrece mayor seguridad y equilibrio.
  • Generalmente goza de una cesta en su parte anterior, en la que puedes transportar lo que necesites, pero carece de asiento.
  • Suelen ser plegables, por lo que no ocupará mucho espacio.

Andadores con cuatro ruedas

Con ruedas de mayor tamaño, nos encontramos ante el grupo más vendido de andadores.

¿Por qué?
Los andadores de cuatro ruedas, han sido desde siempre los favoritos de los usuarios. Esto se debe a la comodidad absoluta que ofrecen y su poder para mejorar las habilidades motoras de los ancianos.
  • Deben ser empleados por personas cuya dificultad para moverse sea moderada.
  • Su tamaño tiende a ser mayor que el del resto de las andadoras para ancianos. Alcanzando incluso a superar los 60 cm de ancho.
  • Gracias a sus ruedas, son muy efectivos en exteriores.

No en vano se les considera el acompañante ideal, si lo que desea la persona mayor, es dar un paseo fuera de casa.

  • No presentan problemas al utilizarlas en superficies irregulares.
  • Logran recorrer distancias más largas.
  • Suelen fabricarse con aluminio, lo que les aporta ligereza.
  • Normalmente, cuentan con un cómodo asiento en caso de que el anciano esté cansado.

Incluye un respaldo, con la opción de ser ajustado a conveniencia, y rodapiés.

  • La altura del andador puede variar de acuerdo a la estatura del anciano.
  • Las ruedas de las patas traseras, suelen estar fijas y contienen frenos. Estos se activan tras ejercer cierta presión en las manillas. 

Por otra parte, sus ruedas delanteras incorporan la posibilidad de giro.

¿Por qué esa capacidad de giro?
Ayudan al andador de cuatro ruedas a cambiar de dirección sin mayor esfuerzo. Así no se quedará atascado en los espacios pequeños.

Es importante que recuerdes que las personas con grandes discapacidades motoras, no deben usar este tipo de andador, pues las ruedas con cambio de dirección supondrían un problema.

  • Las cuatro ruedas son macizas y presentan ranuras especiales que le permiten al andador fijarse al suelo.

Con esto no solo logra un trayecto más seguro, sino que hace el andador más fácil de utilizar.

Además de los frenos de presión, el andador de cuatro ruedas para ancianos, cuenta con frenos manuales.

Estos funcionan al apretar la palanca con las manos. Sin embargo, no se les recomienda a personas con poca movilidad en los miembros superiores usar esta técnica. 

Andadores con asientos para ancianos

No hay un grupo determinado de andadores con asientos. Estos pueden estar presente o no, dependiendo del modelo.

Usualmente, tienden a ser complemento de los andadores con ruedas, sobre todo en los de cuatro ruedas. Además, muchos incorporan respaldos anchos y ajustables.

Suelen venir en diferentes colores y presentan un ancho del asiento próximo a los 40 cm.

Su propósito es servirle de descanso al anciano y es preferido por aquellos con gran dificultad para caminar o mantenerse en pie, o las personas que se cansan con facilidad.

Andadores con frenos para personas mayores 

Este tipo de andadores es muy solicitado y tiende a variar en cuanto al sistema de freno empleado.

  • Andadores con frenos manuales.

Son fáciles de usar, debido a su semejanza con los frenos de una bicicleta. Solo requieren de las manos para presionar la palanca y el andador se detendrá.

Lo malo es que no todas las personas a esta edad poseen la fuerza suficiente para utilizar este sistema.

¿Qué hacer entonces?

La solución es optar por otras técnicas de frenado.

  • Andadores con frenos a presión.

Para usar este tipo de frenos, es necesario solamente dejar caer el peso del cuerpo sobre los manubrios del andador.

Este sistema es el más solicitado por los usuarios, debido a que no precisa de tanta fuerza y además es fácil de usar.

  • Andadores con frenos eléctricos.

Como su nombre lo indica, emplean un sistema accionado por corriente que ejerce un bloqueo temporal sobre las ruedas.

A pesar de ser el más factible y seguro, no es el preferido por su alto precio.

Andador con cestas para ancianos

Está comprobado que la cesta facilita en gran manera la vida de los ancianos. Es ideal para personas que tienden a guardar muchas cosas. Por lo tanto, una cesta les permite hacer la compra o llevar sus pertenencias con ellos al salir a dar un paseo.

No compres un andador con cesta para usarlo en interiores. No tiene sentido, ya que la función primordial de la cesta es guardar tus objetos mientras no estás en casa.

Cómo son los andadores con cestas

Casi siempre están hechos de aluminio, pero existen variedades hechas de plástico o acero.

Por su parte, para la confección de las cestas se puede emplear el mismo material e incluso algunas son forradas con tela. También suelen venir en colores diferentes.

Suelen ser andadores plegables y de poco peso. Es lógico que, si se le va a añadir peso a la cesta, el equipo en sí, no exceda los 7 Kg. Además, por lo general, cuentan con un asiento con respaldo ajustable.

Beneficios de los andadores con cestas para ancianos

  • Su mayor ventaja es que le ofrece a los adultos mayores gran autonomía e independencia.

Así no necesitan que nadie cargue sus cosas por ellos y su autoestima se ve fortalecida.

  • Resultan extremadamente cómodos.

Con un andador con cesta, no será necesario ocupar las manos con bolsas ni otros objetos.

  • Ofrecen seguridad y confort.

Para las personas mayores, a veces resulta complicado sostener cosas en los brazos. Con uno de estos andadores no hay riesgo de extraviar o dejar caer nada.

  • Son bastante baratos.

Aunque todo depende de cuánto estés dispuesto a pagar, suelen valer poco dinero. Ten presente que las mejoras vienen incluidas con el aumento del precio.

Andadores articulados para personas mayores 

Si eres un anciano que aún se encuentra en una condición física aceptable; los andadores articulados son la mejor alternativa para ti.

Esta clase de andador ofrece seguridad y fundamenta independencia y libertad de movimientos.

¿Cómo es un andador articulado?
Cada lado del andador es autónomo; es esto lo que le da a la persona el poder de dirigir sus pasos.

El hecho de mover una parte del andador a la vez que mueves tus pies, otorga una sensación de avance muy alta.

Andadores plegables 

Por su parte, los andadores plegables suelen variar en su forma. También se puede asegurar que la mayoría de los andadores modernos cuentan con dicha característica.

Esto les otorga una gran facilidad para ser trasladados de un sitio al otro.

Ya sea que vayas de viaje o vivas en una casa pequeña y necesites ahorrar el mayor espacio posible, un andador plegable siempre será la mejor opción.

Cuando es aconsejable comprar un andador

Puede que esta pregunta te esté dando vueltas en la cabeza, pero su respuesta es bien sencilla.

Si tú, o alguno de tus familiares se encuentran en una de las situaciones que se te presentarán ahora; es el momento de hacerte con un andador para ancianos:

  • Fatigas continuas al caminar.

Esta es una de las consecuencias más marcadas de la vejez.

En dicho caso, un andador resulta muy factible. Ya que le permite a la persona detenerse a tomar aire y recuperar fuerzas mientras se apoya en el andador.

  • Problemas motores.

Si por alguna razón, tus miembros dejan de funcionar correctamente, te será difícil mantener tu peso en pie. Es aquí donde uno de estos caminadores te servirá de apoyo.

Lo anterior no significa que dejes de andar por tus medios. Pero será una herramienta muy buena para ayudarte en el proceso de caminar.

  • Dificultad para mantener el equilibrio.

La firmeza del andador puede ser muy beneficiosa en momentos cuando se hace complicado conservar la armonía de todos tus miembros.

Más que una guía, el andador es un auxilio para los ancianos y personas enfermas.

Por qué comprar un andador 

¿Aún tienes dudas de si deberías comprar un andador?

Conoce las principales ventajas que le puede aportar a tu salud y cómo influye en las condiciones de vida de la persona anciana o con problemas de movilidad.

Ventajas de un andador para personas mayores

  • Aspectos físicos:

La vejez conlleva, entre otras cosas, a la pérdida de elasticidad. Con un andador para ancianos, las articulaciones pueden entrenarse sin hacer un esfuerzo exagerado.

Además, estos artículos contribuyen mantener un estilo de vida activo. Lo que, eventualmente, conducirá a una mejor circulación y al reforzamiento de los huesos. Así evitas desgastes y fracturas.

  • Elementos psicomotores:

¡La buena noticia es que el andador no hará todo el trabajo por ti!

Su función es solo servir de apoyo para que el anciano consiga una confianza absoluta. Por lo tanto, cuando una persona utiliza su andador, va adquiriendo una mayor estabilidad y sus músculos logran fortalecerse.

  • Principios sociales:

Gracias a los andadores, los ancianos pueden recuperar su autonomía y continuar con su vida normal. Ya que, si poseen uno, no les será necesario quedarse en casa.

Por el contrario, con la ayuda de un caminador; podrán salir a la calle, hacer la compra, encontrarse con los amigos y sentirse parte de la sociedad.

  • Factores económicos:

Se puede decir que, teniendo en cuenta sus grandes beneficios, estos son artículos muy baratos.

Posee un intervalo de precios que va desde los 30 hasta los 100 euros aproximadamente. 

Además, vale añadir que los andadores constan de una fácil manipulación, no siendo en absoluto complicado su uso. Asegurando que, en poco tiempo, el usuario se adapte a él.

Características más importantes de los andadores

Como has podido comprobar, no existe un modelo único de andador. Por esto, por lo que se puede afirmar que no todos presentan las mismas prestaciones.

Lo que sí es seguro es que, mientras más completo esté el andador, más útil le será al anciano.

A continuación, descubrirás todas las características esenciales de un andador moderno para personas mayores.

Material: Suelen alternar entre el aluminio y el acero. Si buscas movilidad, te será útil un andador de aluminio, debido a que son muy ligeros. En cambio, uno de acero, te aportará resistencia y seguridad. 

Tacos: Evitan que el andador se deslice y que ponga en riesgo la vida de la persona, así como previene accidentes. Prevalece en los equipos sin ruedas o en los de dos y tres ruedas.

Ruedas: El número de ruedas varía según el tipo de andador, yendo desde los que no tienen, tienen dos, hasta los de cuatro ruedas. En el caso de los que solo presentan dos; estas se sitúan en la parte anterior para establecer el trayecto.

Frenos: Como hemos mencionado, existen diferentes tipos. Pero todos comparten la misma función: detener el andador cuando el anciano lo estime conveniente.

Asiento: Su modelo varía de acuerdo a la cantidad de ruedas del andador. Es bastante efectivo para los descansos intermedios.

Esta característica, la mayoría de las veces, viene acompañada de otros dos elementos: el respaldo y los reposapiés. Los cuales aparecen con frecuencia en andadores de cuatro ruedas.

Cesta: Se ubican, por lo general, en las patas posteriores del andador. Suelen ser de tamaños y colores distintos y aunque no soportan mucho peso, son útiles para cargar la compra.

Portabilidad: Esta es una constante en los andadores. Su capacidad de plegarse, te otorgará un almacenamiento y transporte más fácil y seguro.

Consejos para elegir el mejor andador para ancianos

Hay algunos aspectos muy importantes que no puedes pasar por alto si deseas conseguir un artículo de buena calidad. es por ello, que a continuación, te ofrecemos algunos consejos útiles que debes tener en cuenta antes de realizar tu compra:

  • Lugar donde lo usarás.

A decir verdad, no es obligatorio utilizar un tipo específico de andador para interiores o exteriores; pero es lo más recomendable. Ya que cada uno cuenta con las características que le hacen adecuados, ya sea para espacios reducidos o no.

Por esta razón es que te aconsejamos andadores fijos para dentro de la casa y andadores con ruedas para dar paseos. 

  • Calidad y cantidad de accesorios.

Procura que siempre sean cómodos y duraderos. El secreto se encuentra en los materiales.

Además, como hemos dicho anteriormente, aquellos que más equipados estén, serán mejores. Aquí se incluyen los asientos, reposapiés, respaldos, cestas y buenos frenos.

  • Peso del andador.

Este es un aspecto que tiende a variar de acuerdo con el material del que esté fabricado el equipo.

Un andador hecho de aluminio, puede pesar poco más de 3 Kg. Sin embargo, uno de acero llega hasta los 7 Kg.